jueves, 24 de febrero de 2011

el idiota

-the ojete life-

En alguna parte
un grito
me celebra
Heme aquí vivo
ojetes
vivo!
¿me oyen?
Traigo teléfonos
audífonos
fonógrafos
traigo
voces aullidos
y la palabra amor en las narices
para un estornudo de siglos
Rumio una canción
y me emborracho
violento un jazz
y me despeño en madres
en padres en hermanos
y en hijos de una puta
Y luego lento mago
de mi sombrero escurren las metáforas los símiles
la sintaxis y la mierda
De mi mano a mi zapato
los centímetros me fallan
Me quedo en nudo
me resuelvo en tierra
:
soy el polvo y el aire que lo mueve
Ah porque a mí me temen
hasta los espejos del verso
Ante mí la poesía tiembla tocada en la barbilla y cae ruidosamente entre mi
||sangre
A doblar esquinas de este verso!
A unirse boca y senos del poema
por la vida del hombre que se muere la víspera
Por la víspera misma
también vale la pena





Bestias os saludo
respetuosamente
Os llamo por vuestro nombre
tocayos
                     Os llamo
hasta mi ojo derecho
hasta mi párpado izquierdo
y os llamo hasta habitar la médula de mi muerte
Porque hoy la vida
se me queda entre los dientes
y no hay cepillo que valga

-Orlando Guillén-


   Hace años tuve un sueño, mi pequeño hermano visitaba a un personaje idiota que vivía en un deshuesadero de pueblo, vestía aquel idiota pantalones de mezclilla con peto, camisa a cuadros y sombrero de paja, toda su familia padecía la misma idiotez, yo no quería que mi hermano lo frecuentara, para que no se contagiase, lo cual finalmente sucedió... desperté llorando con la última escena del sueño en la mente, mi hermanito junto al idiota, vestido igual que él.

   Actualmente mi hermano está muerto, a causa de una idiotez real y terriblemente perniciosa, llegamos a compartirla mas, "Heme aquí vivo"... aunque idiota... aunque de una idiotez diferente... aunque real.

   No se le permite a quien no tiene "los títulos que tanto seducen al mundo" el hablar "de lo que no sabe". Pero a un idiota todo se le permite... o un idiota todo se permite, porque éste que por mi conducto se manifiesta, cree que sabe de todo y sobre todo tiene opinión y hasta autoridad... el muy imbécil es físico, filósofo, poeta, músico, matemático, biólogo, políglota, psicoanalista, artista gráfico, crítico, exégeta [sacro, jurídico, literario...], historiador, sociólogo, antropólogo, actor, modelo, humorista... y será lo que sea pero jamás intelectual, los odia -dice, en realidad los envidia, no tiene la atención y el reconocimiento que ellos sí, sabe que jamás tendrá un Nobel...

   La idiotez de este idiota radica en el descontento que vive consigo mismo y que achaca -como todo idiota- a los demás -la sociedad, su familia, el gobierno-, todo y todos están mal, él es el único que tiene la razón y quiere expresarla -lo de querer es un eufemismo, ¡se muere por hacerse oír!- y por ello me ha sentado a escribir sus idioteces... qué remedio

   Encadenado a este medio estaré hasta que el idIotA milEnaRio se redima y me deje en verdadera paz... o hasta que todos seamos idiotas como él, que es su más aviesa -aunque inconsciente- intención, así como la del idiota de mi sueño.

   Quedamos pues, los que así lo deseemos -que la enajenación es y será siempre, dígase lo que se diga, un movimiento volitivo y ya habrá tiempo para discutirlo-, a merced de las idioteces de éste. Son bienvenidas todas las idioteces -o genialidades también, por qué no habría de ser así- que a vuestro entendimiento surjan, que estamos entre nuestros iguales, "tocayos".

SEMPER LVCEAT LVX VESTRA

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada